Seguridad

“El chofer ha partido borracho de Oruro”, denuncian pasajeros del bus que chocó y que dejó 2 muertos y 23 heridos

Las víctimas denunciaron que el dueño del bus no se hace responsable de los gastos médicos de los heridos. Mientras que el chofer se encuentra recuperándose y tiene custodio policial

Una pasajera del bus, que chocó contra un camión en la ruta Cochabamba-Santa Cruz y que dejó dos muertos y 23 heridos, relató que el chofer, Raúl Carrasco Pérez, partió en estado de ebriedad desde Oruro.

“El chofer ha partido borracho desde Oruro. Ahora tiene que hacerse responsable”, indicó la mujer y contó que el ayudante del conductor tomó el volante ante el estado de embriaguez del hombre. El bus tenía como destino la ciudad de Santa Cruz.

La mujer relató que el ayudante no conocía la ruta y que su esposo que lo guió hasta llegar al municipio cochabambino de Sacaba. Sin embargo, cuando pensaron que el ayudante se haría cargo del resto del resto del viaje, el conductor ebrio regresó a la cabina.

“Hasta Sacaba mi esposo le ha guiado y de ahí él (haciendo referencia al ayudante) iba llevar, pero este desgraciado borracho había vuelto entrar a la cabina y ha llevado él”, contó la mujer entre lágrimas.

El esposo de la pasajera y su hija resultaron gravemente heridos. Denunció que el dueño del bus no se hace cargo de los gastos médicos.

El chofer no nos ha hecho caso. Estaba borracho. Ahora el dueño no nos quiere dar nada. No quiere colaborar, se altera”, contó .

Cuando los pasajeros se dieron cuenta que Carrasco tomó nuevamente el volante, le pidieron que se detenga, pero éste no hizo caso a los gritos desesperados.

“Le decíamos que pare, por favor, y él en vez de eso, aceleró y en plena curva nos volcamos e impactamos contra el camión”, relató otro pasajero que sobrevivió al impacto.

Por su parte, el conductor del camión relató que el bus bajaba a gran velocidad e invadió carril. “Yo toqué bocina, guiñé con mis luces, y nada que frenaba”, contó y afirmó que quedó sin espacio para evitar el impacto.

“Me he quedado aplastado, pero gracias a Dios estoy vivo”, indicó.

El examen de alcoholemia corroboró el relato de las víctimas. Raúl Carrasco Pérez dio positivo al test de alcoholemia con 1.30 gramos por litro de sangre. El hombre ahora está en un hospital en Villa Tunari con custodia policial.