Informe especial

Estudios confirman presencia de metales pesados en un afluente y a orillas del río Pilcomayo

Desde el Gobierno evitaron referirse al tema. Tras el colapso de un dique de colas en Potosí, se estima que los desechos equivalen a 250 volquetas de metales pesados.

22 de septiembre de 2022

El 23 de julio, un dique que funcionaba de depósito para residuos mineros colapsó en la región de la localidad de Agua Dulce, en Potosí.

La mazamorra de lodo y mineral llegó hasta riachuelos de la cuenca de Pilcomayo, y el agua fue declarada no potable para consumo directo. Sin embargo, en ese entonces, el Gobierno señaló que la contaminación llegó hasta 32 kilómetros y que no afectó al río internacional.

“La contaminación es nula. No hay afectación a sistemas de vida eso es lo que más nos interesa”, indicó en su momento el viceministro de Medio Ambiente, Magin Herrera.

Cerca al río Tarapaya, contaminado por el colapso del dique de colas, una costra sospechosa se acumula, tierra de otro color se encuentra a la orilla. Según los expertos, una lluvia podría ser fatal para el medio ambiente.

Expertos retiraron muestras en tres sitios para determinar con exactitud qué pasó con esas zonas.

Los resultados se conocieron. El informe del monitoreo de aguas de la muestra del río Cabañías, afluente al río Pilcomayo y ubicada a una distancia de 37 kilómetros del dique colapsado, señala que “los sólidos totales y el hierro sobre el agua superficial exceden lo permitido por la norma boliviana”.

En tanto que la muestra tomada en el Puente Méndez, límite entre Potosí y Chuquisaca, indica que “se encontró plomo, cadmio, zinc, hierro, cianuro libre, cobre y arsénico, pero sus cantidades no sobrepasan lo permitido por la norma boliviana”.

En el Río Llocalla, la muestra fue tomada a la altura del Puente del Diablo. En este lugar “se encontró plomo, cadmio, zinc, hierro, cianuro libre, cobre y arsénico, pero sus cantidades no sobrepasan lo permitido por la norma boliviana”.

Además de éstas, se tomaron muestras de los sedimentos en el río Pilcomayo en los que se encontraron, según el asesor jurídico de Medio Ambiente Alberto Camilo Vera, mineral pesado.

“Los resultados establecen niveles de metales pesados en sedimentos de las laderas de Pilcomayo, en el sector Potosí”, indicó Vera y enumeró que se trata de arsénico, plomo zinc, cadmio y otros metales pesados.

En época de lluvia los sedimentos contaminados podrían ser arrastrados y causar un conflicto internacional, puesto que el río pasa por Argentina y Paraguay.

Juicio

“Ha llegado el colapso de este dique hasta río Pilcomayo, a la altura del sector de viña Pampa que está en el departamento potosino y seguramente pasó a Chuquisaca, pero nosotros hablamos lo que corresponde a Potosí”, indicó la concejal potosina Reyna Menacho.

Menacho indicó en este caso se ha levantado las muestras a un mes del colapso, por eso el tema del nivel baja, pero en el tema de sedimentos exceden los parámetros permitidos.

Los resultados serán entregados a la Fiscalía y la concejal espera que se reactive el proceso penal por el desastre ambiental, ocurrido julio.

¿Pudo evitarse?

El desastre ambiental pudo evitarse, ya que el dique de cola tenía que dejar de funcionar el año 2017, pero en lugar de ser encapsulado por los cooperativistas mineros, el sitio se continuó utilizando excediendo los límites.

“Ha habido un exceso de uso, se ha sobrepasado la vida útil de la presa”, admitió el responsable de planta de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin), Juan Zegarra.

¿Cuánto equivale el mineral que se derramó tras la tragedia ambiental? “Unas 250 volquetas de 12 cubos”, estimó el responsable de Medio Ambiente de la Alcaldía de Yocalla, Edson Benavides, agregó que “la lama ha ido bajando, entonces el agua ha tenido ese arrastre”.