La inspiradora historia de un padre con Síndrome de Down que logró que su hijo sea dentista

Con esfuerzo y amor, Jad Issa consiguió que su hijo Sader junto a su esposa para que fuera odontólogo. Hoy en día disfruta del logro y lo cuenta con orgullo

Publicado el: 27/03/2022
Image
Esta familia vive en Siria. Foto: Internet

Es un mito que las personas con Síndrome de Down no puedan tener hijos, ya que las mujeres pueden concebir sin problemas y los hombres pueden ser padre. Este es el caso de Jad Issa, que derrumbó estos mitos, luego de ser padre en 1997 al tener a su hijo Sader, quien hoy es dentista gracias al apoyo de su familia.

Jad Issa, vive en Siria, junto a su esposa Samira, y se convirtieron en padres por primera vez cuando se conocieron en un trabajo en el campo en 1997. Ambos con mucho esfuerzo y sacrificios lograron que su primogénito se gradué de la carrera de odontología.

Sader contó que la condición de su padre jamás fue un impedimento para ser un buen esposo, un gran padre y un líder familia ejemplar. “Gracias a él, crecí con fortaleza emocional y logré todo lo me propuse. Si pudiera elegir un padre, no tengo duda alguna que lo elegiría a él”, dijo a un medio local.

TAMBIÉN LEA: La historia de Marco y Lázaro Yujra, dos hermanos que luchan a diario por no perder la vista

El hijo de Jad Issa recuerda que en pequeño fue apoyado por la comunidad donde vivían y eran respetados, por lo que no sufrir un bullying lo ayudó a salir adelante. Estudiaba y jugaba como cualquier niño en su escuela.

Jad Issa siempre soñó en sacar adelante a su hijo, por lo que trabajando en un molino de trigo comenzó a ahorrar dinero para la universidad. “Creo que habría estado mucho menos entusiasmado con la vida y mucho menos apasionado con lo que hago si no tuviera a mi padre especial”, dijo Sader.

Sader ahora es odontólogo, una de las carreras mejores pagadas en Siria. Cuenta que Jad lo presenta con orgullo y con brillo en los ojos a sus amistades diciéndoles que “mi hijo es médico”.

Tags