Entró a robar a casa de una ‘curandera’ y se quedó dormido, la víctima lo atribuye a una ‘ñatita’

El ladrón, que ingresó al puesto de una curandera, también confundió billetes verdaderos con réplicas

Publicado el: 05/12/2022
Por Unitel Digital
Image
[Foto ilustrativa: Unitel] / ‘Ñatitas’ durante una celebración el 8 de noviembre

El puesto de una curandera en la zona de Villa Dolores, en la ciudad de El Alto, se salvó de ser hurtado por un ladrón, quién aprovechó la ausencia de la mujer para ingresar al lugar.

“Según ella, manifiesta que temporalmente había dejado el puesto con fines de desarrollar alguna actividad de lavado de ropa. En esa ausencia, el ciudadano, que ahora se encuentra aprehendido, habría ingresado a este puesto”, informó el subdirector de la Felcc, Juan José Donaire.

Donaire señaló que el ladrón revolvió el lugar en busca de objetos de valor. El hombre encontró alrededor de Bs 1.700, pero además se confundió y tomó réplicas de billetes sin valor legal, que son usados en rituales.

El hombre se encontraba guardando los objetos y encontró a una ‘ñatita’, una palabra usada para señalar a figuras humanas sin nariz y es denominativo que se dan a los cráneos humanos a los que, según las creencias, se le atribuyen poderes milagrosos y de protección.

El informe policial señala que el ladrón “extrañamente” quedó dormido en medio del hurto. La mujer atribuyó este suceso a la protección de la ‘ñatita’.

Según la creencia popular, las ‘ñatitas’-que en algunos casos son de familiares fallecidos, pero en su mayoría son de desconocidos que fueron olvidados por sus deudos- se comunican con los vivos mediante sueños y otorgan favores como dinero o salud a cambio de ofrendas como velas, flores, rezos, coca, alcohol, tabaco y fiesta.

En Bolivia cada 8 de noviembre se celebra el Día de las Ñatitas, que es el momento que los devotos llevan las calaveras, resguardadas en vitrinas de vidrio y llenas de flores, con sombreros o coronas florales, se realiza una fiesta con música y comida.

Tags