Salud

Revelan la inesperada causa que puede provocar la muerte súbita en adolescentes sanos

Un estudio señala que en la próxima década podrían morir 160.000 jóvenes a causa de la la contaminación

18 de septiembre de 2022

Un estudio realizado por la Universidad de Pensilvania dejó sorprendidos a médicos especialistas pues revela que los adolescentes sanos son propensos a tener latidos cardiacos irregulares y pueden padecer arritmias cardiacas e incluso pueden ser víctimas de muerte súbita.

Los investigadores de Pensilvania controlaron la actividad cardíaca y el aire que respiraban más de 300 adolescentes sanos durante períodos de 24 horas. Allí pusieron la atención sobre las concentraciones de partículas finas llamadas PM2.5 o partículas de menos de 2,5 micrones.

También te puede interesar: ¿Por qué las mujeres tienen peor pronóstico tras sufrir un infarto?

Según La Nación, combustión de los automóviles es una de las principales fuentes de las partículas PM 2.5 analizadas por los científicos.

Los gases de escape y la combustión de los vehículos en las industrias de fabricación y construcción son una fuente importante de PM2.5. El estudio halló que las concentraciones más altas de este tipo de partículas en jóvenes sanos aumentan el riesgo de latidos cardíacos irregulares durante las próximas dos horas. El efecto ya se había hallado con anterioridad en adultos mayores antes.

Una vez inhaladas estas partículas, pueden penetrar profundamente en los pulmones e incluso en los vasos sanguíneos, donde causan la inflamación que provoca la enfermedad, advierten los investigadores.

El médico Fan He, autor principal del estudio, puso de manifiesto que los adolescentes sanos por lo general se consideran de bajo riesgo de enfermedades cardiovasculares. De ahí, que los hallazgos del trabajo sean sorprendentes.

“Nuestros hallazgos sugieren que la contaminación del aire podría desencadenar arritmias y contribuir a la muerte cardíaca súbita entre los jóvenes, que son eventos devastadores para sus familias y comunidades más grandes”, afirmó Fan He al diario británico.

Estudio

Los investigadores estudiaron el impacto de la contaminación del aire en 322 adolescentes sanos unos siete años después de que se inscribieran en el Colegio del Estado de Pensilvania. Los participantes recibieron monitores cardíacos y kits móviles de muestreo de aire para que los llevaran durante 24 horas, sin importar si estaban adentro o afuera, sedentarios o activos.

Los monitores capturaron dos tipos de arritmia que pueden hacer que las personas sientan que sus latidos se aceleran. Se trata de la contracción prematura ya sea de las cavidades superiores o inferiores del corazón.

En la mayoría de los casos este tipo de contracciones no requiere tratamiento, sin embargo, pueden aumentar el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y muerte cardíaca súbita más adelante en la vida.

La Fundación Británica del Corazón estimó en 2020 que más de 160.000 personas podrían morir en la próxima década a causa de derrames cerebrales y ataques cardíacos relacionados con la contaminación del aire.