Salud

Los bebés reaccionan al gusto y al olor desde el útero, señala un estudio

Fueron 100 las embarazadas de diferentes edades que pasaron por estas pruebas

21 de septiembre de 2022

La expresión de la cara de un grupo de bebes aún no nacidos, captada a través de ecografías en 4D, constituye para un grupo de científicos la primera evidencia directa de que el feto reacciona a los sabores de los alimentos ingeridos por la madre.

El equipo encabezado por la Universidad de Durham (Reino Unido) realizó ecografías a más de cien embarazadas para observar cómo reaccionaban los fetos a los sabores de la zanahoria o col rizada poco tiempo después de que las madres los hubieran ingerido.

Los fetos expuestos a la zanahoria mostraron más respuestas de “cara de risa”, mientras que los expuestos a la col rizada mostraron más respuestas de “cara de llanto”, explicó la citada universidad en un comunicado.

Leer más: Atención mamás: ¿Cómo prevenir el dolor de pezones durante la lactancia materna?

Los autores, que publican sus hallazgos en Psychological Science, consideran que podrían ampliar nuestra comprensión del desarrollo de los receptores gustativos y olfativos humanos y apunta que lo que comen las embarazadas podría influir en las preferencias gustativas de los bebés después de nacer.

Los seres humanos experimentan el sabor a través de una combinación de sabor y olor. En los fetos, se cree que esto podría ocurrir al inhalar y tragar el líquido amniótico en el útero.

$!Los bebés reaccionan al gusto y al olor desde el útero, señala un estudio

Al observar las reacciones faciales de los fetos “podemos suponer que una serie de estímulos químicos pasan a través de la dieta materna al entorno del feto”, en palabras de Benoist Schaal, de la Universidad de Borgoña (Francia), uno de los firmantes.

Leer más: Alzheimer, una enfermedad extendida que sigue sin cura

El equipo, encabezado por Beyza Ustun de la Universidad de Durham, destacó que fue “realmente sorprendente ver la reacción de los bebés no nacidos a los sabores de la col rizada o la zanahoria durante las exploraciones y compartir esos momentos con sus padres”.

El grupo de estudio estaba formado por mujeres de 18 a 40 años, a las 32 y 36 semanas de embarazo, quienes recibieron una cápsula que contenía aproximadamente 400 miligramos de zanahoria o de col rizada en polvo unos 20 minutos antes de cada exploración.

Las participantes no podían tomar ningún alimento o bebida aromatizada una hora antes de la exploración y tampoco ingirieron nada con zanahoria o col rizada ese día, para controlar así los factores que pudieran afectar a las reacciones fetales.

Las reacciones observadas en ambos grupos de sabores, comparadas con las de los fetos de un grupo de control que no se expusieron a ninguno de los sabores, mostraron que la exposición a una pequeña cantidad de sabor a zanahoria o col rizada “era suficiente para estimular una reacción”, indicó la universidad.

Este estudio podría tener “importantes implicaciones para comprender las primeras evidencias de las capacidades fetales para percibir y discriminar los diferentes sabores y olores de los alimentos ingeridos por sus madres”, según otra de la firmantes de la investigación Nadja Reissland.

Los investigadores afirman que sus hallazgos también podrían ayudar a la información que se da a las madres sobre la importancia de los sabores y las dietas saludables durante el embarazo.