Acusaciones y condicionamientos atizan la reunión técnica por el Censo del 11 de octubre

A una semana de la convocatoria fijada por el Gobierno, el Comité interinstitucional cruceño pone sus requisitos para acudir y el vocero presidencial los tilda de “capricho”. Analistas ven que la previa no prioriza lo técnico

Publicado el: 04/10/2022
Por Álvaro Rosales Melgar
Image
Perfiles que no son técnicos entran en controversia previa a la reunión convocada, según analistas

A una semana del encuentro convocado por el Ministerio de Planificación para instalar una nueva mesa técnica por el Censo de Población y Vivienda con la institucionalidad cruceña, el escenario se caldea con las posturas de los bandos que tendrían que sentarse a en la mesa de este 11 de octubre en La Paz. El Gobierno nacional y el Comité interinstitucional cruceño son protagonistas de la nueva página de acusaciones y posicionamientos.

Desde el último bando mencionado, el Comité pro Santa Cruz y la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) exigen que el encuentro se aborde “exclusivamente el tema de la realización del Censo el año 2023”. Analistas ven que la brújula del tema técnico se pierde.

Mientras que la convocatoria del Gobierno espera que el Comité interinstitucional explique la bases para ejecutar el Censo en 2023, que a criterio del ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, no cuenta con un respaldo técnico para viabilizar el núcleo del proceso en ese año.

Los cívicos cruceños también exigen que la reunión sea expuesta por los medios de comunicación en todo el país, así como también piden que el Instituto Nacional de Estadística (INE) presente el cronograma que maneja sobre el Censo de manera detallada y la escala de ejecución presupuestaria, donde también se contempla a organismos internacionales.

Además, el Comité interinstitucional demanda que la reunión se lleve adelante en Santa Cruz y que la fecha sea cambiada para este jueves, 6 de octubre, que coincide en otra reunión que tendrá el Gobierno nacional con el conglomerado de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) para definir una agenda de impulso sectorial.

Según la lectura del analista Andrés Gómez el Gobierno debería buscar los mecanismos para tener un acercamiento con los sectores movilizados y ceder como ya lo hicieron las regiones que en vez de tener un censo en 2022 –como lo establecía la norma- aceptaron un cambio de fecha y plantean que el proceso tenga su punto central en 2023.

Sin embargo, los requerimientos del Comité fueron descalificados por el vocero presidencial Jorge Richter y tildó de capricho la postura de la institucionalidad cruceña “que llevará a implementar un censo absolutamente inservible”, pese a que también los conminó a mostrar los respaldos técnicos de la propuesta.

“Ellos deben asistir, no a dar examen, como dice el señor (Vicente) Cuéllar, si no a dar una explicación, y no requiere de mucho esfuerzo, porque son solo dos hojas (de su propuesta)”, expuso Richter, a tiempo de agregar que si el Comité interinstitucional no asiste esta reunión, a la que también se convocó a representantes de organismos internacionales, estarían demostrando que nunca tuvieron la voluntad de sentarse a dialogar.

El coordinador del Comité impulso del Censo, Manfredo Bravo, criticó que Richter tome una postura política, cuando el debate debe ser técnico y lo que buscan es exponer las observaciones que se ha hecho llegar a la propuesta y cronograma que maneja el Gobierno a través del INE. Además, sostuvo que no van a asistir si no se permite el ingreso de todo el equipo técnico de las instituciones cruceñas.

Andrés Gómez sugirió que sectores que participarán de este encuentro tengan criterios técnicos para asumir decisiones, con la premisa de ceder en las partes.

Y esa es la observación que apunta el analista José Orlando Peralta, más allá de la fecha que ya está fijada para el 11 de octubre. “Son días clave para que los técnicos de las instituciones cruceñas y del oficialismo puedan contrastar, consensuar, dialogar y debatir sus criterios para llegar a un acuerdo porque ese es el trabajo específico y pertinente que debe haber para superar la crisis generada por este escenario”, manifestó.

Peralta observó también que el vocero presidencial y de los cívicos profundizan la polarización porque, al no tener criterios técnicos, sus discursos distorsionan el foco del debate porque dan interpretaciones de acuerdo a los intereses de la gente a la que representan y eso tergiversa, confunde y distorsiona una crisis que puede superar con el lenguaje técnico y no político-partidario.

A la reunión no solo están invitados los representantes de la Comité interinstitucional, incluido el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho, sino también otras entidades como Asociación de Municipios Cruceños de Santa Cruz (Amdecruz), afín al Gobierno, y la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) de Bolivia.

Desde la FAM ya tomaron una postura y también pidieron que no se adelante la reunión fijada para el 11 de octubre, ya que previamente tendrán una reunión nacional en el municipio de Cobija.

“Es una oportunidad para que todos asistan, por si no se irá a un paro indefinido sin tener una búsqueda de entendimiento. Se pueden poner condiciones, pero ante todo negociar y dialogar porque lo que se busca es resolver un tema crítico y ni el vocero ni el presidente cívico tienen un perfil técnico”, concluyó Peralta.

Tags