Mundo

Muere un recién nacido en un bombardeo ruso contra una maternidad en Ucrania

“En la noche del 23 de noviembre, en la ciudad de Vilniansk, región de Zaporiyia, un edificio de dos pisos que albergaba una maternidad fue destruido por un ataque con cohetes en el sector del hospital local”, afirmó la fuente.

23/11/2022 06:13:10

Al menos tres civiles, incluyendo un recién nacido, murieron en nuevos bombardeos rusos en Ucrania, tras los que el presidente ucraniano Volodimir Zelenski acusó a Moscú de sembrar el “terror” en su país.

“El enemigo decidió una vez más tratar de lograr mediante el terror y el asesinato lo que no pudo lograr en nueve meses” desde su invasión de Ucrania, escribió Zelenski en Telegram.

El mandatario ucraniano prometió que Rusia “tendrá que rendir cuentas por todo el daño que ha hecho a nuestro país”.

Entre las víctimas figura un bebé que murió en un bombardeo que alcanzó una maternidad en la región de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, afirmaron el miércoles los servicios de socorro ucranianos.

“En la noche del 23 de noviembre, en la ciudad de Vilniansk, región de Zaporiyia, un edificio de dos pisos que albergaba una maternidad fue destruido por un ataque con cohetes en el sector del hospital local”, afirmó la fuente.

“Debido al ataque, un bebé nacido en 2022 murió”, precisó el servicio estatal ucraniano para las situaciones de emergencia en su cuenta Telegram.

En el lugar se encontraban, además de la criatura, la madre y un médico, indicó el mensaje.

La madre del bebé resultó herida, informó Volodimir Zelenski en su cuenta Telegram.

“El Estado terrorista continúa la guerra contra los civiles”, aseguró Zelenski, refiriéndose a Rusia.

Los servicios de emergencia difundieron un video en el que se ve a los socorristas intentando sacar a un hombre semienterrado entre los escombros.

Según las informaciones disponibles, no hay más personas atrapadas bajo los escombros, señalaron.

La pequeña ciudad de Vilniansk se encuentra a 45 km de la línea del frente, en el norte de la región de Zaporiyia, la mayor parte de la cual está ocupada por las tropas rusas en el sur después de que Moscú anunciara la anexión de este territorio a finales de septiembre.

Más de 700 ataques

El 17 de noviembre, un ataque ruso destruyó allí un edificio, matando a diez personas, entre ellas tres niños.

En la región de Járkov (noreste), otro bombardeo ruso mató el miércoles por la mañana a dos personas, una mujer de 55 años y un hombre de 68, dijo el gobernador regional Oleg Synegubov en Telegram.

Una persona fue hospitalizada y otra recibió primeros auxilios en el lugar, dijo el gobernador, añadiendo que el bombardeo alcanzó un edificio residencial y un hospital.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el lunes que había registrado más de 700 ataques contra instalaciones de salud ucranianas desde que comenzó la invasión rusa en febrero, lo que, según dijo, es “una clara violación” del derecho internacional humanitario.

“Cientos de hospitales y centros de salud ya no están plenamente operativos”, declaró Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, en una conferencia de prensa en Kiev.

La OMS también advirtió que el invierno amenazará la vida de millones de ucranianos, debido a una serie de bombardeos rusos contra las infraestructuras energéticas del país, que dejaron a millones de ucranianos sin luz ni calefacción.

“Este invierno pondrá en peligro la vida de millones de personas en Ucrania”, advirtió Kluge. “Este invierno será una cuestión de supervivencia”.

Los daños en las infraestructuras energéticas de Ucrania “ya están teniendo efectos devastadores en el sistema sanitario y en la salud de la población”, subrayó.