Mundo

Al menos 38 muertos y 90 heridos por lluvias torrenciales en Afganistán

Las lluvias dejaron también daños materiales que incluyen cientos de casas residenciales y acres de tierra agrícola, así como carreteras destruidas

15 de agosto de 2022

Al menos 38 personas murieron y otras 90 resultaron heridas en las últimas 24 horas en Afganistán por las fuertes lluvias en varias provincias, que también han causado fuertes daños materiales.

"En las recientes inundaciones en más de siete provincias de Afganistán al menos 38 personas han muerto, 90 han sido heridas y todavía hay desaparecidos", dijo a Efe el portavoz del Ministerio de Gestión de Desastres, Mohammad Nasim Haqqani.

Según la fuente, la provincia oriental de Parwan es la más afectada con 29 fallecidos, seguida de la oriental Nangarhar con ocho muertos.

Las lluvias dejaron también "daños materiales que incluyen (la destrucción de) cientos de casas residenciales y acres de tierra agrícola, así como carreteras destruidas", según Haqqani.

Lee también: Una explosión atribuida al crimen organizado deja cinco muertos en Ecuador

Afganistán es un país montañoso donde las inundaciones son frecuentes especialmente a causa de las fuertes precipitaciones entre junio y septiembre y causan cada año importantes daños personales y materiales.

En julio de 2021, las intensas lluvias en el este de Afganistán provocaron al menos la muerte de 200 campesinos y dejaron una comunidad arrasada en una zona que por entonces estaba bajo dominio de los talibanes, que semanas después se harían con el control de Kabul.

Años antes, en 2014, el país vivió uno de sus peores desastres naturales cuando un corrimiento de tierras, provocado por la lluvia, causó la muerte de más de 2.000 personas en el noreste de Afganistán, una zona remota castigada por desastres naturales y carente de las infraestructuras necesarias.

El aislamiento internacional de Afganistán tras la llegada al poder de los talibanes, hace hoy un año, y la congelación de los fondos internacionales para la reconstrucción del país han agravado la grave crisis humanitaria y económica a la que se enfrenta el país asiático.