Informe especial

Expertos plantean alternativas para bajar el costo de la importación del diésel en Bolivia

Bolivia es un país que importa más de la mitad del diésel que usa para mover su economía cada día.

27/03/2022 20:03:09

El precio del diésel se congeló por Decreto Supremo en enero de 2005, por lo que en Bolivia el precio se mantiene en 3.72 bolivianos el litro, que es poco más de medio dólar, cuando el precio internacional actual es más del doble: 1.27 dólares.

Sin embargo, pese a los beneficios de la subvención, la crisis económica que vive el país en la actualidad, hace que el precio del diésel sea una carga cada vez más pesada para la billetera del Estado.

Expertos recomiendan atender el tema con urgencia para evitar el riesgo de un colapso económico y de un eventual 'gasolinazo'. "Quizás no veamos los efectos negativos en los próximos meses, pero sí en los próximos años", advierte el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos.

El economista Waldo López, destaca que “la subvención permite tener una estabilidad económica y también mantener los precios de la canasta familiar”, pero que esta se hace cada vez más insostenible.

Los beneficios de la subvención alcanzan principalmente al sector transporte, en diferentes rubros, que consumen el 81% del diésel que el país compra.

Además del transporte, hay otros sectores que en menor medida se benefician de la subvención, como la construcción con 4,5%; la generación eléctrica con 3,1%; o la minería con el 1,7%Asimismo, el sector agrícola, consume un 6% de este combustible y con solo eso, logra producir la totalidad de los alimentos que llegan a las mesas de los bolivianos.

“Se está volviendo inviable”, señala Ríos; mientras que el analista energético Francesco Zaratti dice que los ingresos por la venta del gas del país, “apenas alcanzan para pagar el combustible que se importa”.  

A esta situación hay que añadir que el precio del barril de petróleo ha pasado de costar 74 dólares en diciembre del año pasado, a 110 dólares en marzo de este año, en parte debido a la guerra en Ucrania, lo que significa que Bolivia debe gastar más para comprar combustibles.

¿Qué se debe hacer?

Ríos propone una liberación gradual de la subvención del precio de los combustibles, mientras que el analista energético José Padilla apunta a que se debe apostar por la agricultura para producir materia prima que se convierta en biodiesel. 

Waldo López, considera que hay una necesidad de hacer reformas en la norma nacional por lo que se debe considerar "cambiar la ley de hidrocarburos para traer inversión extranjera para la exploración".

El Gobierno por su parte, asegura que puede garantizar la subvención de los combustibles pese al gasto que significa. "Todos tienen acceso al combustible, lo van a seguir teniendo, y al precio que se mantiene", dijo Armin Dorgathen, presidente de YPFB.

Además, el monto que el Estado gasta en importar diésel tiene un crecimiento constante, por ejemplo, el año 2.000 se gastaba 88 millones de dólares y en 2021 fue de 1. 500 millones de dólares. Es decir, se multiplicó 15 veces.

Te invitamos a conocer más sobre el tema en el siguiente reporte especial en el expertos ven que el biodiesel, el levantamieto gradual de la subvención estatal o la modificación de la ley de hidrocarburos, se presentan como alternativas para tratar este tema: