Informe especial

Cochabamba ya vive Urkupiña 2022 y espera a miles de visitantes

La música y el colorido regresarán a las calles de Quillacollo con la tradicional entrada folklórica

07 de agosto de 2022

Después de dos años de restricciones y con sus principales actividades suspendidas, este 2022 Cochabamba vuelve a vivir la Fiesta de la Virgen de Urkupiña.

La música y el colorido regresarán a las calles de Quillacollo con la tradicional entrada folklórica y se espera que nuevamente este municipio se llene de visitantes nacionales y extranjeros.



De hecho, el programa ya está en marcha. El pasado domingo se celebró el último convite y desde el lunes los devotos asisten a la Iglesia de San Ildefonso y al santuario de la virgen para prender velas, agradecerle por los deseos cumplidos en el año y hacerle nuevos pedidos.

Este año, autoridades, empresarios y comerciantes calculan que el ingreso económico por durante la festividad será de unos 50 millones de dólares a través de la cadena de servicios que se genera durante la fiesta.



Durante 2020 y 2021 hubo muy poco movimiento económico ya que la fiesta se limitó a misas con aforo reducido y procesiones sin aglomeraciones. La entrada folklórica fue suspendida.



Creyentes, bailarines y comercio

Roxana llegó a Quillacollo desde Uncía, Potosí. Durante la pandemia no pudo agradecer a la Virgen de Urkupiña, como lo hacía cada año, visitando el santuario, pero este año ya se encuentra en la ciudad para participar de los actos.



Los negocios también se reactivan. La tradición marca que las imágenes de la Virgen de Urkupiña estrenen un nuevo atuendo cada año en estas fechas. Para esto, las mejores confeccionistas ya están listas; durante dos años registraron grandes pérdidas y esperan recuperarse este 2022.

Los bailarines desempolvan sus trajes. Algunos danzarán en la entrada autóctona y la mayoría en la folklórica.



La gran fiesta de la integración desarrollará este año casi el 100 por ciento de sus actividades principales, del 13 al 16 de agosto.

Aunque los casos de Covid-19 en la quinta ola están en descenso, se deberá cumplir medidas de bioseguridad. El uso de barbijo es obligatorio para el público y los bailarines deben contar con el carnet de vacunación hasta la tercera dosis.