Tres partidos pondrán a prueba la logística que armó Qatar para su Copa del Mundo

Los estadios donde se albergarán estos encuentros están ubicados en un perímetro corto en Doha.

Publicado el: 21/11/2022
Por Agencia AFP
Image
Estadio Internacional Khalifa, para 40 mil espectadores

Qatar, anfitrión del Mundial-2022, se somete este lunes a un test logístico de envergadura con tres partidos en Doha, entre ellos el Senegal-Países Bajos, y la entrada en liza de la Inglaterra de Harry Kane, que podría desafiar a la FIFA luciendo el brazalete inclusivo ‘One Love’.

Un día después de la derrota inaugural de Qatar contra Ecuador (2-0), todas las miradas se dirigirán hacia el rival de los ingleses el lunes 9:00: ¿los jugadores iraníes mostrarán su solidaridad con las víctimas de las manifestaciones que tiñen de sangre el país asiático?

Por primera vez en un Mundial moderno, los partidos del lunes se van a disputar en un perímetro muy reducido: un puñado de kilómetros separan el estadio Ahmed Ben Ali (40.000 plazas), al oeste de la capital catarí, el estadio Al Thumama (40.000 plazas) en el sur, y el estadio internacional Khalifa (40.000 plazas) entre medias.

¿Cómo van a gestionar las autoridades cataríes esos flujos de personas inéditos en un país de menos de 3 millones de habitantes?

Luego de numerosas polémicas extradeportivas antes del torneo, la jornada tiene valor de examen final para los transportes del pequeño emirato del Golfo, del aeropuerto internacional Hamad a las tres líneas de metro, pasando por las largas autopistas urbanas trazadas entre los rascacielos de Doha.

- Test crucial -

Es también un test crucial para el dispositivo de seguridad con la llegada de los efervescentes seguidores ingleses, que se verán privados de cerveza en el estadio en la entrada en liza de los ‘Three Lions’ contra Irán.

El partido inaugural el domingo se disputó sin contratiempos logísticos, aunque las tribunas se vaciaron en el segundo tiempo ante el resultado adverso para los locales, primer país anfitrión de un Mundial que pierde en su entrada en liza.

Algunos aficionados recibieron un golpe a sus expectativas cuando los organizadores dieron marcha atrás repentinamente y decidieron el viernes no vender alcohol en los alrededores de los estadios.

“Si eso quiere decir que todo es susceptible de ser discutido de nuevo, ¿qué hay de la seguridad de los aficionados LGBT, de la posibilidad de apoyar a tu equipo estando de pie en el estadio, de la posibilidad de abrazarse en la calle?”, se pregunta Ronan Evain, director general de la asociación Football Supporters Europe.

En un país donde la homosexualidad y las relaciones sexuales fuera del matrimonio están criminalizadas, las autoridades repitieron que “todo el mundo sería bienvenido”. Un mensaje sobre el que incidió el domingo antes del partido inaugural el emir Tamim ben Hamad al Thani: “Es lindo para la gente dejar de lado lo que les separa para preservar su diversidad y lo que les une al mismo tiempo”.

Tags